En una ceremonia marcada por el reencuentro, la directiva de la Junta de Vecinos Villa Salvador Allende inauguró su plaza principal, que hoy lleva el nombre de “Plaza de los Derechos Humanos y la Memoria, Chela Silva”, instancia encabezada por la senadora Yasna Provoste Campillay, el alcalde Cristian Tapia Ramos, los concejales Robinson Morales, Patricio Neira, Norma Torrejón, Luis Valderrama y la presentación del músico chileno, Roberto Márquez. 

“Venimos gestando esta iniciativa hace más de un año, para poder ubicar un lugar donde preservar la memoria, cultivar el respeto a los derechos humanos y creemos que las nuevas generaciones deben conocer lo que pasó en la historia, después del golpe de estado del ’73. Sobretodo nombrarlo con esta mujer que dio su vida luchando por verdad, por justicia, ella volcó su vida a poder encontrar justicia para su esposo, a acoger a los perseguidos políticos y a preservar la memoria”, explicó Roberto Tapia, presidente dela JJ.VV Villa Salvador Allende.

Durante la actividad fue posible terminar un mural en la plaza, donde se reconoce la figura de Chelita Silva y su esposo Mario, lugar donde efectuaron el corte de cinta de este proyecto que brinda homenaje a esta gran mujer que luchó durante años por encontrar justicia, así la describió el alcalde de la comuna de Vallenar, Cristian Tapia Ramos.

“La historia está escrita y están naciendo nuevas generaciones, a quienes tenemos responsabilidad de contarles quien fue esta mujer… Este año a la sala de sesiones le pusimos la placa del último alcalde del partido comunista en democracia, que fue también perseguido y acribillado por dictadura. Así que estamos aportando con un granito de arena a la memoria y sufrimiento de tantas familias”, agregó la máxima autoridad comunal.

Por su parte Mario Silva, uno de los cinco hijos de “Chela Silva” presentes en la ceremonia, otorgó algunas palabras de agradecimiento a los asistentes, destacando que “ustedes fueron amigos, compañeros, cómplices, ejecutores materiales e intelectuales de las peores barbaridades contra la dictadura. Cada uno representa un momento importante en la historia de mi mamá pero también en la historia de Vallenar, mi mamá era una amiga, una compañera, una gran agitadora política”.